sábado, 19 de abril de 2014

La vidriera está triste......

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad

Qué tendrá la vidriera?, podríamos inspirarnos en el gran Rubén.Porqué está triste, que ha visto desde sus viejos cristales? Acaso a la gente pasando indiferente, frente a la biblia que llora junto al calefón, habrá comprobado que los inmorales nos han igualado y que dá lo mismo ser "derecho que traidor"? La vidriera que todo lo ve, ha visto esto y mucho más, la gente la observa y ella observa a la gente. Algunos entran y preguntan: cuánto cuesta este Primus? y otros siguen viaje. Pero ella siempre estará allí hasta que un día la desalojen, con sus viejos Amigos, con esos testimonios de un pasado que no quiere ser olvidado. Una "Spika", una muñeca francesa, un revólver de duelos, una espada, un puñal de plata y oro. Objetos todos que despiertan la curiosidad y dan vuelo a la imaginación. De quien habrá sido la "Spika", la habrán llevado al Estadio en alguna tarde de clásico, para escuchar a Don Carlos Solé? Y el revólver se habrá batido en algún duelo para la historia? Lo habrá empuñado el viejo Erro cuando el Brigadier Danilo Sena le envió los Padrinos? No había sido para menos, cuando Enrique Erro lo acusó publicamente de pertencecer al Escuadrón y de algunas cositas más. Y el honor se lava con sangre. Y la espada, la habrá usado algún general victorioso en sus batallas contra el mal? Y esa muñeca francesa, habrá acompañado por las noches la infancia de aquellas adolescentes de Abril? Aquellas casi niñas que fueron derrotadas con 30 balazos cada una por las fuerzas del bien? Tal vez nunca lo sabremos, son preguntas sin respuestas. Como tantas en esta época de silencios, en esta oscuridad que se ha instalado entre nosotros. El ministro Fernández Huidobro trató de ilustrarnos en la materia y nos hizo saber que hay cosas que nunca se sabrán y además mencionó a los culpables. Quien se animará a arrojar luz sobre las sombras, cuando el espíritu de revancha de los defensores de los DDHH los quieren mandar presos? Donde los familiares de detenidos-desaparecidos quieren saber la verdad, pero también piden justicia? Dónde se han visto estas cosas, en que país creen estar viviendo?


Pero si a pesar de esos grandes riesgos que nos advierte el Ministro Fernández Huidobro, alguien se decide a hablar, que hará el Ministro? Acaso decir que son mentiras, tendientes a hacerle comer un garron a alguien? Yo creo que el Sr. Ministro tendría que asegurarnos imparcialidad en la materia y dejar llegado el caso, que la justicia entienda. Pero a juzgar por el apoyo decidido, que últimamente ha mostrado con cuanto procesado anda por ahí, esta teoría es poco probable. Por eso la Vidriera está triste..... porque la verdad sigue oculta y sigue secuestrada porque quienes pueden aportar algo, no lo hacen. Quienes puedan aportar datos sobre los enterramientos clandestinos, no hablan. Pero quienes son quienes pueden aportar datos? Los oficiales no acostumbran a cavar pozos, sino que más bien delegan la tarea a los soldados. Por tal razón, bien pudiera suceder que alguno de ellos, que sólo "cumplian órdenes" hoy agobiado por sus pesadillas nocturnas que no desaparecen, se decida a hablar. Y en estos casos la justicia suele ser más benévola, teniendo en cuenta su buena disposición y el rango de obediencia de entonces. Entonces a qué vienen esas afirmaciones del Sr. Ministro de que aquí nadie se animará a hablar, por miedo a los DDHH y la Justicia. A quien va dirigido el mensaje? Durante toda su gestión el Ministro se ha caracterizado por un odio muy particular hacia las organizaciones de DDHH y por su firme decision de defender a capa y espada a los procesados, tildando incluso algunos casos como "garrones". O sea que el Sr. Fernández Huidobro no debe estar para nada acongojado, por la falta de datos, por una verdad que sabe no llegará desde quienes impartieron las órdenes. Entonces me vuelvo a preguntar en voz alta, a quien está dirigido este mensaje? Y la única respuesta que encuentro es, que el Ministro trata de intimidar a los pocos que pueden hablar sin ser procesados y estos son los soldados. Si yo fuera soldado implicado en algunos hechos del pasado, sentiría miedo de hablar, pero no por los DDHH o la Justicia, sino del Ministro de Defensa y sus protegidos. Y de estas cosas existen antecedentes.....




No hay comentarios:

Publicar un comentario