jueves, 16 de octubre de 2014

Por amor a su nieto


por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

La gente de aquél - de otro modo tranquilo - olvidado Pueblo del interior, no daba crédito a sus ojos. Confortables buses turísticos, automóviles modernos con bocina abierta, globos multicolores, banderas, chifles y matracas, adornando aquella caravana de la alegría. La gente salía de sus casas y ranchos, hasta el borde de la carretera, al paso de aquellos entusiastas, de hombres y mujeres que se acordaban de ellos, de su existencia,de sus necesidades y de sus esperanzas.

Un niño inocente a sus años y ajeno a esta triste realidad, le pregunta a su abuelo si se trataba de un circo. El abuelo que ya había visto mucho a sus años, le dice que sí, que es un circo que llega cada 5 años a visitarnos. El niño pregunta si traen también animales como ser los tigres, los leones, elefantes y caballitos. El abuelo le aclara que ciertos animales no pueden venir, pero que hay otros espectáculos. El niño insiste y pregunta si vienen los payasos y los 3 mosqueteros con DÀrtagnan y el abuelo le dice que sí, pero que se trata de otros mosqueteros, lejos de aquellos hidalgos del cuento.

Y que hacen abuelo? pregunta el niño. Bueno yo te lo voy a explicar para tu edad, pues de otro modo te resultará difícil entender. Estos tipos que vienen cada 5 años, traen un montón de promesas para tu padre, tu madre y para mí también. Si nosotros creemos en esas promesas, tendremos que poner un papelito en una caja. Después se cuentan los papelitos y el que tenga más es el que gana.
O sea que los mosqueteros no traen espadas sino promesas, pregunta el niño nuevamente. Sí, le responde el abuelo. Y qué  dicen las promesas? vuelve a preguntar el niño. Bueno hay para todos los gustos y todos traen distintas promesas. Tú tienes que elegir la que más que te gusta. Y si la promesa tiene pocos papelitos? interroga el niño.... Bueno ahí tenés que esperar 5 años más, y muchas veces llegas a viejo sin recibirla. A vos nunca te llegaron las promesas? Todavía estoy esperando responde el abuelo. Entonces son unos mentirosos, responde el niño. Exactamente, por eso no creas una sola palabra de lo que te dicen. Y Papá y Mamá saben que son unos mentirosos? Tendremos que explicarle para que no caigan en la trampa. Vos me ayudas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario