lunes, 13 de octubre de 2014

Las brigadas del buen humor

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad

Que enojarse no es bueno para la salud, ya lo sabemos. Le puede subir la presión y hasta la puede "quedar" en un infarto fulminante. De ahí que no es aconsejable hacerse "mala sangre", por cosas sin demasiada importancia. Sobretodo teniendo en cuenta que en estos días ciertos estados de ánimo, pueden ameritar visitas no deseadas. El enojado sin saberlo, puede con su conducta irresponsable, ocasionar serios perjuicios a su familia y no menos a la tranquilidad de su hogar. De ahí que no aconsejamos llegado el caso, enojarse en público. La cacería de enojados ha alcanzado casi el mismo "status" que el contagiado de ébola. La única diferencia conciste en que, mientras a uno lo aislan al otro lo sacan de su casa para votar.

Sin embargo la tarea no promete ser fácil precisamente. La competencia que no repara en medios para lograr sus fines y la firmeza de los enojados, nos hablan de una contienda apasionante.
Los muchachos del FA, agotados los argumentos de "vamos bien de bien" y el "recuerde como estábamos antes", han echado mano a otros argumentos: si perdemos será culpa de Uds. o si gana Lacalle Pou, nos esperan horas amargas. También las visitas de Unidad Popular no se han hecho esperar, llegando hasta el enojado con otros argumentos. "si Uds. creyeron estar castigando al FA con su voto irresponsable, estarán haciendo todo lo contrario", por tanto vote por nosotros que somos la auténtica izquierda uruguaya, la "posta" como se dice vulgarmente. Y a esta altura de los acontecimientos, es indudable que Blancos y Colorados no pierden el tiempo en busca de enojados,pues saben que allí no hay mucho para recoger.

Hasta la Vidriera Irrespetuosa, llegó uno de los visitados por sospecha de enojo. Este es el relato que nos dejó: Golpearon a mi puerta y como me cuesta caminar, le dije a mi nieto que saliera a ver que querían. Vuelve y me dice que vienen de la Embajada del Buen Humor y quieren hablar conmingo. Yo pensé por un instante que estarían pidiendo apoyo para sacar la murga otra vez. Yo los recuerdo por el Coro de voces y las retiradas que alegraron el carnaval uruguayo de otros tiempos. Pero como mi nieto se toma todo para la joda, tomé las cosas con pinzas. Llego a la puerta y me dicen que andan visitando gente enojada. Les pregunto si tienen pensado hacerme reir y me dicen que pertenecen a las Brigadas "Uruguay no se detiene" y su misión conciste en hablar con los vecinos enojados y saber de primera mano porqué lo están. Bueno les respondí, yo a veces me enojo con los pibes del barrio, que me rompen las plantas con la pelota, les tiro la bronca pero no pasa de eso. Yo son una persona que siempre fui alegre y si alguna vez me enojo, se me pasa enseguida. Sin embargo a Ud. lo tenemos en la lista.... me responden. Y esa lista de dónde mierda salió, les pregunto....Bueno, los compañeros encargados de los relevamientos, lo ubican a Ud. como a un enojado con el gobierno y lo han oido hablar mal de su gestión. Incluso el carnicero dice que Ud. siempre se queja del precio del asado y otros cortes. Y esto es negativo? les pregunto cansado ya de tanta payasada. Mire señor, si el precio de la carne sube, es porque el país está exportando como nunca y en el exterior se está pagando muy bien dada la calidad de nuestras carnes. Los productores prefieren exportar antes que atender el consumo interno, por lo que si queremos tener carne tendremos que hacer un esfuerzo. Para ello le han subido la jubilación. Nadie podrá decir que "ya no podemos comer carne en el pais de las vacas". Además estos estados de ánimo no favorecen para nada a los trabajadores y jubilados. Ha pensado Ud. que podría pasar de ganar Blancos o Colorados? Nó, la verdad que nunca me lo he preguntado, les respondí. Bueno tendrá que hacerlo, pues tal vez nunca más podrá comer un asado. Bueno lo voy a pensar les respondí para que se fueran de una vez. Antes de irse me dejaron una lista.

No había terminado de leer los nombres de la lista, cuando vuelven a golpear la puerta. Otra vez mi nieto sale y vuelve diciendo: son los Testigos de Jehová y quieren hablar contigo. Como a mi nieto no lo puedo tomar en serio, salgo y pregunto quienes son y que quieren. Me dicen que pertenecen a la izquierda uruguaya, a la genuina y que nos defenderán a todos desde el Parlamento. Además me dijeron que estar enojado sin votar por los verdaderos representantes del Pueblo, sería hacerle el juego a los mismos que provocaron mi enojo. Entonce decidí reirme y lo hice con tal fuerza, que uno de ellos comentó en voz alta: a este viejo le saltaron los tapones.....vámonos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario