miércoles, 1 de octubre de 2014

La mosqueta fatal del progreso (ajeno)

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

En una reciente encuesta, el diario El País que no resulta para nada sospechoso de "anti-sistema, radicalismos o indecisiones", nos da cuenta que 2 de cada 3 uruguayos no han concurrido a acto político alguno. Por supuesto que esto ha disparado las alarmas entre los "votólogos", dado que estos estados de indiferencia y apatía, amenazan la buena marcha de las correspondientes campañas electorales, ya de por sí bastante aburridas y faltas de originalidad. Si en lugar de anunciar lo que jamás cumplirán, intentaran convocar a la gente con vales para el supermercado del barrio o bonos de rebajas para el dentista, tal vez lograran aumentar la concurrencia. Qué está pasando, acaso problemas en el transporte, jornadas de trabajo con horas extras o "se acabaron los otarios" como decía El Mago? Imposible dar una respuesta acabada al fenómeno,pero algo es evidente: nadie convence al elector que llegará a las urnas porque lo obligan, o simplemente tiene algo que agradecer, recoger o creer cual si fuera artículo de fé. Esa es la realidad que se nos presenta a los ojos y la pregunta que surge en forma natural, es que pasaría si el voto no fuera obligatorio? Tendríamos otro Chile en donde el 50% de la población habilitada no votó?

Casi seguro que así sería y además nos ahorraríamos el trabajo de votar BLANCO-NULO O ABSTENERNOS. Pero nuestro sistema democrático ha tomado todas las precauciones, por lo que esto no es un riesgo a tener en cuenta. Y no resulta extraño entonces, observar como los Partidos, grupos, grupitos de 7 u 8 miembros, etc. se han largado a la caza de los llamados eufemísticamente "indecisos" dado que no lo son. Se trata más bien de gente indignada, que está muy bien decidida a cumplir con su conciencia y preservar lo único que jamás podrán quitarle: SU DIGNIDAD. Y para ello usan un sin fin de argumentos que van desde la mentira al agravio. Viejas aves volando ya con los "canutos" porque han perdido las plumas, nos advierten que votando en Blanco-Nulo o Abstención, estaríamos haciéndole el juego a tal o cual Partido. Han pasado los años y siguen o no quieren entender por donde camina la realidad. Su mundo de fantasías no les permite avisar, que quienes han decidido votar de esta forma, les importa UN CARAJO adonde vayan a parar los votos, si es que van a parar a algún sitio. Pueden hacer con ellos lo que quieran, los pueden llevar al Estadio y usarlos como papel en los baños públicos. Que de estos menesteres se preocupen quienes participen de la mosqueta, de los que vayan en el negocio.

Pero la gran tragedia de estos agrupamientos, es que el voto BLANCO-NULO-ABSTENCIÓN superará varias veces el caudal de votos por ellos recibidos, de ahí su nerviosismo. Pero curiosamente quienes tendrían que estar más preocupados, es decir los dueños de la mosqueta, han encontrado gente que se suma a la tarea y a quienes sólo les falta decir: "hagan juego que la casa es seria". Aquí sólo faltaría un aviso televisivo que nos diga: pronto llegará a la pantalla de su hogar, el programa más esperado por la tele-audiencia uruguaya: VOTANDO POR UN SUEÑO. Por lo que lo invitamos a redactar sus fantasías y hacerlas llegar al Canal y de este modo poder participar en el programa y aspirar al "Diputado de oro" premio que se otorgará al mejor de los sueños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario