lunes, 30 de junio de 2014

La pasión llega a las urnas


por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad

La Sociedad Uruguaya ha vivido momentos de mucha tensión. Fueron tantos los hechos que empañaron y seguirán empañando lo que pudo ser una fiesta deportiva, que uno ya no sabe que es deporte y qué negocios. Para los uruguayos, una vez eliminados de la competición, nos ofrece la oportunidad de repasar algunos hechos, sin correr el riesgo de "ponernos la camiseta". La sanción impuesta a Luis Suárez por parte de la FIFA, llevó a muchos a pensar - entre ellos nuestro Presidente - que allá las cosas no son tan limpias como aparentan. Cuando descubrió esto nuestro Presidente? No se sabe, dado que no hace mucho tenía muy buenas relaciones con Blatter y alguno más. Pero bueno, todos sabemos como funcionan las cosas, por lo que nos ahorraremos el trabajo de perder el tiempo. Pero en todo este episodio, hubo un hecho que no puedo dejar pasar por alto: el asesoramiento que recibió Luis Suárez al momento de efectuar sus descargos. La argumentación en su defensa relatando como fue la incidencia, me recuerda a lo sucedido a un Amigo y compañero, que fue detenido en una situación bastante comprometida. Una vez llegado ante el Juez deja su versión de los hechos, por lo que el magistrado lo invita a ponerse por un instante en su lugar y le dice: Si Ud. fuera Juez y yo el acusado, que me diría después de oir este relato?


Bueno, aquí estamos ante la misma situación y su defensa por infantil, se convirtió en una tomada de pelo para quienes debían juzgar su conducta en el campo de juego. Las cámaras no mienten y hasta un niño percibe cual fue la intención. Que lo sancionaron con saña no cabe duda alguna, lo único que faltó fue su expulsión de Brasil, la puesta de tobillera electrónica o la prohibición de acercarse a las escuelas. A quienes nos gusta el fútbol, hemos visto cosas que comparadas con el mordisco, merecerían cárcel para el infractor. Y sin embargo no ha pasado absolutamente nada. Si en España por citar sólo un ejemplo, se aplicaran los mismos criterios que aplicó la FIFA con Suárez, algunos jugadores del Real Madrid no jugarían más. Pero lo más curioso es que Luis Suárez jamás lastimó a nadie, por lo que seguramente usaron su reincidencia como el mejor argumento posible. Los 4 meses de prohibición de jugar, entrenar o simplemente visitar estadios deportivos, parece más la obra de una Justicia Militar - es decir carente de toda lógica jurídica - y más parecida a un espíritu de venganza que del ejercicio de la misma justicia.

Luego fuimos eliminados y ahora sólo nos resta buscar explicaciones, que para ello somos expertos y se barajarán una y mil teorías. Pero lo que no estará permitido, será la congoja ni el desaliento y de ello se encargarán los partidos políticos y la prensa. Ahora llega este otro gran evento y aquí necesitamos a la hinchada rebosante de entusiasmo. El campeonato de las urnas se aproxima a pasos agigantados. Y no en vano el mundo político que al principio dijo esperar a que pasara el mundial para largar la campaña, ya se ha puesto manos a la obra y saltó a la cancha para hacer el calentamiento previo. Luego de algunas sesiones a puertas cerradas para no revelar las tácticas, ahora ya la hinchada puede participar de los entrenamientos. Ellos esperan que la fiesta esté rodeada, de la misma pasión que originó la Celeste. Y de ser así, la fiesta está asegurada. No por casualidad Fútbol y Política van de la mano y hasta las consignas así como las fotos, nos hablan de esa unidad. Y como prueba irrefutable, hasta el mismo Presidente con su esposa cambiaron temporalmente su domicilio, para establecerse en el Aeropuerto de Carrasco. Esperaron hasta la 1 de la mañana la llegada de Luis Suárez, cuando fueron comunicados del retraso, se retiraron prudencialmente y volvieron a las 5 a testimoniarle su apoyo al sancionado. Pero aún faltaba el grueso de la delegación, por lo que ayer también estuvo presente para saludar a la misma. Pero algo faltaba para darle mayor peso al saludo, algo que pusiera en el tapete su repentina pasión futbolera: UNA PUTEADA A LA FIFA. y lo hizo ante la prensa y los 3.000 uruguayos que esperaban a la selección, cifra para nada despreciable sobretodo cuando hoy por hoy, ningún partido político logra convocarla. O sea que la Celeste derrotada en el campo de juego, bien puede tener su revancha en el Partido de las urnas. Por lo que bien podríamos decir: que una celeste bien trabajada, puede reforzar nuestra bancada.  Si será grande la Celeste...!



No hay comentarios:

Publicar un comentario