jueves, 5 de junio de 2014

Bandera de remate

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

Desde LA VIDRIERA IRRESPETUOSA,hemos venido sosteniendo desde mucho tiempo atrás, que el trio compuesto por Mujica-Fernández-Topolanski, terminarían con el FA y lo conducirían a la derrota final a manos de sus "enemigos". Y en esa tarea están.

En el afán de encontrar una respuesta al fracaso de las urnas, no descartamos ninguna opinión. Pueden haber muchas lecturas de estos resultados y todas tienen algo para aportar. La verdad en estos casos, no tiene dueño. Hoy nos ocuparemos de encontrarle una explicación al rechazo que la gente le propició al grupo de Mujilanski. En tal sentido no creemos que la gente los haya abandonado en favor de otro candidato más prometedor, "un más a la izquierda", si es que Ud. está pensando en Raúl. Este hombre ya dijo "yo nunca creí en el famoso giro a la izquierda" y si recibió algunos votos de la 609 fue por otra causa. No por sus méritos, claro está, por otra parte desconocidos, sino por errores o una conducción equivocada de Mujilansky. Tal vez su nombre y apellido le recuerde a la gente, aquél otro Raúl Sendic que por supuesto - de haber vivido - se sentiría poco menos que avergonzado. Esto quiere decir a las claras, que "la ruina sin remedio" como dice el tango, de este grupo de amigos y seguidores la deberemos buscar en sus propios renunciamientos, en sus propios silencios, en su propia dinámica y la forma muy particular que tienen, de entender la cuestión política.

Yo creo que entre otros factores, la exposición mediática a que gustosamente se expusieron durante todos estos años, les pasó factura. Operó como un boomerang que los golpeó fuerte. Uno como presidente, haciendo discursos a miles de kilométros y luego desmintiendo con su accionar los mismos, dentro de fronteras. Una prédica permanente de odio y enfrentamiento hacia los trabajadores, tratando siempre de enfrentarlos con el resto de la población perjudicada,con las huelgas y conflictos. En materia de su escalada anti-obrera nada tiene que envidiarle a Sanguinetti. Su mujer en el Senado, diciendo que "no habrá aumento que alcance, si no se controla el consumo irresponsable". Hablaba de los maestros.....

Y estas cosas pasan factura, no se puede ofender a los gremios y los trabajadores y luego pedirles el voto. Esta misma primera dama, manejaba su grupo político como si fuera su coto de caza, un feudo propio, como "la dueña del queco" al decir de un reo de mi barrio. Hacía y deshacía sin que nadie le pusiera freno, tal vez porque fuera saludable o porque "siempre es bueno tener un palenque donde rascarse" o por seguidores que jamás alzarán su voz para cuestionar lo que diga el líder. Pero por suerte, esos pasaron a ser la minoría: la gran mayoría se las tomó. Esa es la triste realidad de esta agrupación familiar. Y ahora como frutilla de la torta, con un grado de desprecio, rencor y desverguenza, la primera dama dice que hay que eliminar las elecciones internas, que la gente no está preparada para entender estas cosas. Observen Uds. en que concepto tiene a sus propios compañeros, a esos que iba a promover, a los nuevos "cuadros militantes" y todos esos versos que hacía para mantenerlos contentos y apoyando. Observen también con mucha atención como entiende esta dama, la participación democrática a la hora de elegir quienes habrán de representarlos. Pero estas declaraciones, que seguramente llamaran a risa a mucha gente, no tendrían que pasar a la historia como un exabrupto más del que nos tienen acostumbrados ella y su marido.

ESTO ES MUY GRAVE Y TENDRIA QUE SER TOMADO CON LA SERIEDAD QUE EL CASO REQUIERE. Esta mujer ha ocupado el cargo de presidente en ausencia del titular. Esta mujer es senadora y representa un caudal de gente - venida a menos- pero que aún tiene su peso dentro del FA.  Esta mujer carece de escrúpulos y su desverguenza ha llegado a tales extremos que debería llamar la atención de todo el FA. Porque de lo contrario esta gente les termina con los sueños de un tercer gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario