jueves, 8 de enero de 2015

En un día como hoy......


por Hugo Bruschi en el Año contra la Impunidad

Hace exactamente 55 años, el gobierno uruguayo le pedía la renuncia al entonces Ministro de Industrias y Trabajo, Enrique R. Erro. Ya no podían soportarle la mirada. Ya la oligarquía vinculada a los oleaginosos con Bunge y Born o la azucarera con Rausa a la cabeza, lo habían tentado como sabían hacerlo, como era la costumbre. Con cheques en blanco, a los que sólo bastaba agregarle una cifra. Todo había resultado infructuoso con el incorruptible y allí se estrellaban las coimas y los sobornos. Y hasta marchaban presos.

Corría el año 1959 y una de las mayores inundaciones que recuerda la historia del país, fue el campo propicio para el agio y la especulación con alimentos de primera necesidad, que la desesperación de la gente terminaría pagando 3 veces más. Grandes depósitos abarrotados de alimentos, mientras la gente padecía hambre y frío,fueron allanados y los productos descomisados por Subsistencias, para ser vendidos a módicos precios entre la población. Se trataba de un Ministro inusual y por tanto peligroso. Y la oligarquía decidió golpear la mesa. Había que sacarlo como fuere.

Poco a poco, aquél gobierno blanco llegado al poder luego de casi 90 años de gobiernos colorados, fue mostrando un rostro que bien supo ocultar durante la campaña electoral cargada de promesas. "Los corruptos y ladrones, marcarán mejor tiempo que Yatasto camino a la cárcel" nos decía Benito Nardone desde su programa en Radio Rural. Yatasto era un famoso caballo de carrera con muchos premios en su haber. La referencia nos llevó a creer que se habían "mancado" aquellas intenciones. La firma de un Tratado de Intenciones con el FMI impulsada por el Ministro de Hacienda, Cr. Eduardo Azzini, nos sacó de la duda y a partir de entonces se fueron afianzando los lazos de la dependencia. Pero el Ministro no descansaba en su denuncia y en su acción. Comercios clausurados, locales descomisados, hacían insostenible la situación y pasó lo inevitable. Vuelve al Parlamento como Diputado electo en la Lista 41, la más votada dentro del lema. Al poco tiempo pide ser recibido por el Directorio del Partido para desligarse del mismo, no sin antes hacerles saber personalmente cuál era su opinión y el porqué dejaba el Partido. Llegó 5 minutos después de iniciada la Sesión y en la Plaza Matriz seguía agolpándose la gente para apoyarlo. Ante tal emergencia, Alberto Heber quien ya tenía avisados a sus matones dió la orden de provocar, para  así justificar una acción policial que despejara la Plaza, de tanta gente que apoyaba a Enrique Erro.

Cuando hoy asistemos a un presente de agachadas y traiciones, de entrega de la soberanía, pensamos conociendo ya la respuesta de antemano, qué no diría Enrique Erro de todo esto. Cuando vemos que algunos oportunistas e impostores intentan proyectarse y legitimarse por el hecho de haberlo conocido, nos vienen ganas de vomitar. De los que tratan de barnizarse de lo que no son, de los que le organizan actos recordatorios y homenajes, de los que Enrique Erro era enemigo. "A los hombres se les recuerda con la acción y la conducta, nunca en el bronce frío" nos dijo alguna vez.
QUE FALTA NOS HARÍA ENRIQUE ERRO PARA DESENMASCARAR TANTO TRÁNSFUGA, TANTO IMPOSTOR.!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario