lunes, 5 de enero de 2015

A boca de urna


por Hugo Bruschi en el Año contra la Impunidad

Días atrás una legisladora nacionalista, nos sorprendió con algunas declaraciones, que no queremos pasar por alto. Esta legisladora nos decía que "quienes a boca de urna no confesaban sus preferencias, eran votantes del FA y votaban por verguenza". Luego agregaba  "que ahora tendrán la educación y la seguridad que votaron". Estas afirmaciones ponen sobre la mesa de discusión, un tema que la Vidriera hace tiempo viene madurando. Podremos afirmar que la gente ya no vota por convencimiento? De otro modo no se entiende que oculten sus simpatías. Y estos fenómenos se producen precisamente,cuando esa gente es convocada a votar en contra de. Del mismo modo,no podemos afirmar que así sea en todos los casos, pero que la gran mayoría funciona así, no caben dudas. Y estas nuevas formas de hacer política, son el resultado de lo poco que el gobierno tenía para mostrar. No es ninguna casualidad, que evitaran ya desde el comienzo de la campaña electoral, cualquier tipo de debate público. De este modo se ahorraban el riesgo de tener que explicar, algunas cositas feas, en forma de fracasos y negociados que le costaron al país y su gente, millones de dólares que tendrán que sacar de sus sueldos. A no ser que todavía quede alguno, que crea que Lorenzo y Calloia lo pagaran de sus bolsillos. Y en este estado de cosas, la mejor herramienta a la hora de los votos, es recordarle a la gente Blancos y Colorados, sus pasados gobiernos y como estábamos antes. Y cuando se agitan estos fantasmas de una vuelta al pasado, no es difícil comprender la reacción de la masa. Uno a veces se pregunta como pueden estos mecanismos del engaño, anular la capacidad de pensar del individuo. A nadie se le ocurrió decirles, "miren Sres., yo no he luchado toda una vida, para que Uds. después de 10 años de gobierno, me hablen de Partidos que el Pueblo ya rechazó 2 veces".

Pero hay también otros elementos que juegan en la cabeza del votante. Entre ellos uno muy importante: El miedo. El temor a un vuelta al pasado, que el triunfo del "enemigo" nos recorte o nos deje sin los beneficios, que con este gobierno hemos alcanzado. Y esa es en definitiva la misión que cumple el asistencialismo, además de fomentar la pasividad en el asistido.Porque si el asistencialismo tuviera otras intenciones, seguramente ya se hubiera erradicado la pobreza y el hasta ayer indigente, hoy tendría un trabajo digno con el que parar la olla, sin necesidad de extender la mano, usado y humillado

Nada nuevo bajo el sol y en ese sentido, no hacen más que reproducir las viejas clientelas,que tan buenos dividendos le reportó en otros tiempos, al Partido Colorado.
Pero estas nuevas formas de votar en contra de fulano o de tal Partido, cuidando muy bien de decir por quien o porqué se vota, tiene la ventaja que el votante puede más adelante, negar su voto. Basta entrar a las redes sociales, sobretodo cuando ciertos temas muy sensibles cobran notoriedad, como lo son los últimos hechos relacionados con los DDHH y el Ministro de la Impunidad, para que una enorme cantidad de gente diga: "yo no los voté". Algunos más sinceros han confesado su arrepentimiento, es justo hacer notar también. Entonces la Vidriera se pregunta: Si nadie votó, de donde salieron los votos que le permitieron un triunfo aplastante? O será que han aprendido de ciertos políticos,que votan pero están en contra, están pero no están, discrepan pero aprueban? La próxima vez,, habría que hacer algunas encuestas a "boca de banca" y tal vez ahí encontremos la respuesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario