martes, 30 de septiembre de 2014

Del espejito al reportaje

por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad

Que la conquista del continente se hizo con la cruz y la espada, " a Dios rezando y con la espada dando", no es novedad para nadie. Pero no siempre hubo necesidad de rezar y después matar, otros métodos más civilizados alcanzaron muchas veces los mismos resultados a la hora del saqueo: los espejitos de colores,las cuentas y las baratijas, despertaron la curiosidad de nuestros primeros habitantes. Los jefes o caciques eran halagados por estos generosos visitantes, que luego en recompensa se llevaban el oro, la plata y algunas piedras "que brillaban". Bueno, la historia que siguió a estas visitas, ya las conocemos por lo que no perderemos más tiempo en hablar de ellas. Justo es hacer notar que vivimos en un continente muy rico, dado que 500 años después y algunos imperios turnándose en el saqueo, no han logrado agotar sus recursos. Pero los métodos han cambiado, los espejitos de colores y los halagos, han sido sustituidos por otra clase de estímulos, dirigidos a complacer los gustos más exigentes y a veces hasta los mismos bolsillos. Ministros y Presidentes, no han sido ajenos a estos obsequios que el conquistador moderno suele recompensar los buenos oficios y la permeabilidad.

Sin embargo y es justo hacer notar, no todos estos regalos tienen que tener forma de cuentas bancarias en Suiza o en las Islas Cayman. El imperialismo ha encontrado formas más sutiles de presentación en las áreas de interés. Ya Napoleón que era un hombre inteligente, dijo que todos los hombres tenían su precio y yo no creo que se estuviera refiriendo al precio de venta cual artículo de consumo. Más bien me inclinaría a pensar, que hablaba de debilidades que se deben descubrir para mejor satisfacerlas y alcanzar los mejores resultados.

Hay hombres cuya debilidad son las mujeres, los hay quienes sueñan con el poder y también están aquellos a quienes gustan los halagos, la fama y una imagen de "importante". Y en estos últimos, los espejitos de colores y las baratijas toman forma de micrófonos, cámaras televisivas, reportajes, páginas enteras en los diarios y revistas del mundo. Y si todo ello no alcanzara para satisfacer su egolatría y vanidad, un poderoso presidente se encargará de otorgarle un título Continental: líder de la región y hombre de consulta. Una imagen de vida austera que lo hace insospechable de ambiciones personales, en consecuencia todos sus actos serán en beneficio del país que representa. Y hasta no faltarán quienes lo promuevan al Nóbel de la Paz. Y una vez satisfechas estas debilidades, las Puertas están abiertas al saqueo y si el saqueo no llega por distintas causas, el saldrá a buscarlo porque le hace bien al país.

Algunos paises como Finlandia, no dan crédito a los que sus ojos pudieron contemplar: el grado de sumisión de un Presidente rogando contaminación, destrucción de tierras fértiles y evasión de impuestos, para que el inversor acumule ganancias sin control alguno. Y seguramente se preguntarán, que labor no habrán hecho los expertos en debilidades,para que este hombre decida ofrecer su país cual si fuera una mercancía, pues no está a la altura de un presidente salir por ahí a vender su país. O tal vez mucha gente se pregunte, de donde ha salido tanto lacayismo vocacional, y quien ha alentado estas formas de vender nuestra soberanía y dignidad nacional. Hasta donde habrá llegado la descomposición ideológica, de la fuerza que respalda a este hombre, que hasta los Blancos se permiten el lujo de acusarlos de "pro Yankis" y de pactos secretos con el imperio en el caso de Guantánamo. Descontamos por supuesto que se trata de acusaciones electorales y que aquí no hay riesgo alguno de anti-imperialismo, pero no deja de ser cierto. Porqué el país que los secuestró no les abre sus Puertas ya que hablan de acciones humanitarias? Porqué quieren convertir al Uruguay en un campo de concentración, pues estos hombres no son libres desde el momento que no pueden regresar a sus hogares, a su suelo, a su familia. Estos hombres fueron secuestrados en sus paises y jamás supieron de que se les acusaba, ya que muchos de ellos fueron vendidos por algunos dólares, para justificar con sus traslados la "lucha contra el terrorismo". Fueron arrancados de sus hogares, como en el pasado lo fueron los negros en África, para ser vendidos como mano de obra en las plantaciones de azúcar, cacao y café. Seguramente que esto que comentamos, no le quitará el sueño a los que lo siguen y votarán a otro empleado del imperio.

Pero se dió cuenta Amigo lector, compañero de ruta, con qué poco se puede lograr lo que antes costaba un gasto innecesario en vidas y municiones? Aquí bien podríamos parafrasear aquella máxima y decir: Al presidente elogiando y al pais robando.

Antes de finalizar, queremos dejarles una reflexión: Nunca se han preguntado porqué un Presidente indígena mucho más pobre que el uruguayo, no cuenta con esta cobertura mediática ni encabeza la lista de los elogios? Será porque sus rasgos y sus actos no ocultan la dignidad de su raza que no lograron exterminar o será porque cada día toma medidas para preservar la soberanía y recursos naturales de su país? Compare y pregúntese estas cosas. Y el 12 de Octubre piense antes de festejar esta nueva etapa del saqueo permanente.

"Mi padre con ser tan pobre dejó una herencia fastuosa
para dejar de ser cosas, dijo con ánimo entero
ponga atención mi compadre, que llegan nuevos negreros"



No hay comentarios:

Publicar un comentario