viernes, 29 de abril de 2016

El esperado ascenso

De acuerdo a lo trascendido en los medios de difusión, 300.000 uruguayos han sido beneficiados por el ascenso a la clase media. 
Algo así como clasificarse a la Libertadores. 
Ahora comenzarán a jugar en una contienda que también exige algunos gastos inesperados. 
Por lo menos hay que tener auto y casa en el balneario. 
Eran algunos de los datos que antes se tomaban, para definir a que clase pertenecíamos. 
Empleados de confianza, ñoquis que tenían 2 empleos y aparecían los 29 a cobrar, gente que por alguna razón que nadie conocía, estaban "en comisión" en otro lado y en el otro lado también.
Al igual que en los equipos de fútbol, aquí también se requieren esfuerzos económicos para estar a la altura de la competencia. 
La ropa adecuada, el colegio de los hijos, la zona donde pasarán a vivir estos 300.000 ascendidos. 
Porque un clase media no podrá vivir en el Barrio Borro o en el Marconi, no le parece?
 Hay barrios que tienen una larga tradición en la materia, por lo general cerca de la costa, sólo nos falta saber si podrán dar albergo a estos nuevos vecinos.
Pero quienes son estos nuevos "clase media", será la pregunta obligada de todos aquellos que se postularon al ascenso, todos los que hicieron horas extras y méritos suficientes trabajando en 2 lugares simultáneos. 
La lista de agraciados aún no se ha publicada, por lo que por ahora todo queda librado al campo de las especulaciones. 
Pero de algo estamos seguros : 
MAESTROS, NO SON; JUBILADOS, NI PENSARLO; EMPLEADOS DE COMERCIO, NI HABLAR! 
Claro que con estos rubros no se agota el campo laboral, pero uno se pregunta quienes son los que dejaron de ser pobres, para ascender al escalon superior? 
En que trabajan, que ingresos tienen, en que barrios viven, etc.
La otra gran pregunta que surge es, qué parámetros o puntos de referencia se emplean, para medir pobreza y clase media.
Yo he notado que en tiempos donde la credibilidad en nuestros gobernantes va perdiendo puntos, se lanzan en la prensa algunos titulares que nos dan una idea de Progreso. 
Uno de ellos lo leí hace unos días y daba cuenta de algo muy importante para el progresismo: la Plaza automotora se ha duplicado. 
De 250.000 autos en el 2005 hemos pasado a 500.000 o que los conciertos agotan entradas, o que,etc. etc. S
Será esto sinónimo de Progreso, serán éstos nuevos propietarios quienes dejaron de ser pobres o será que las familias que siempre pudieron, ahora tienen 2 o 3 vehículos?
Sinceramente no lo sabemos, por ello creo que hay que exigir la lista para evitar pronósticos, gastos a cuenta, festejos o falsas espectativas. 
Que no les pase como a aquel funcionario, a quien sus compañeros lo engañaron diciéndole que habían sacado la grande y eran millonarios. 
El tipo cagó en medio de la oficina y mandó al jefe a la puta madre que lo parió. 
Vieja, estamos en la lista? 
Uno a veces se pregunta, cómo un Pueblo puede contemplar estos espectáculos morbosos sin reaccionar, cómo se puede jugar de este modo irresponsable con la desgracia de la gente que no cuenta con recursos para ser oida, como pueden los compañeros del Instituto Cuesta-Duarte aceptar estos bolazos sin salirle al paso. 
A no ser claro está, que aquellos que antes ganaban 15.000 y andaban en la cifra de 480.000, hayan pasado el límite exigido para llegar a la clase media y ahora ganan 16.000. 
A la Vidriera no le queda otra explicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario