domingo, 24 de abril de 2016

Un tornado de mentiras

por Hugo Bruschi en el Año de la Resistencia.

Los podremos acusar de cualquier cosa, hasta de cobardes porque siempre descargan su furia contra los más débiles. Será tal vez porque tienen claro, que contra los ricos nada podrán hacer? Qué daños podría causar un tornado en Punta del Este, más allá de algunos Yates averiados que seguramente cuentan con buenos seguros? Los ricos no son tontos y viven en casas o mansiones a prueba de tornados y otras inclemencias. Los podemos acusar de depredadores, no menos depredadores que quienes acaban con los montes naturales, para plantar soja. Los podremos acusar de cualquier cosa, menos de mentirosos. Ellos agravan a su paso, un escenario que ya era precario y miserable. Y convocan a la prensa para testimoniar el caos. Latas retorcidas de lo que antes fue un techo, cornisas podridas por el paso de los años, viviendas - si es que así se pueden llamar -que tendrían que haber sido demolidas no por un tornado, sino por un programa en serio y nó para la televisión, que concurre junto a algún recojevotos para sacarle la foto. EL TORNADO DEJÓ AL DESCUBIERTO A LOS MENTIROSOS, A LOS VERSEROS, A LA PRENSA QUE PUBLICA MARAVILLAS DE LA GESTIÓN PROGRESISTA. La misma prensa que ahora culpa al tornado que las deja desnudas frente a la realidad que ocultaban. Esa prensa que sólo publica lo que le conviene al dueño del circo, esa prensa que se ha convertido en una central ideológica del sistema. Y aquí están los resultados, nó por el tornado que es un fenómeno climático - aunque los hombres contribuyen en buena parte - sino por las campañas mentirosas que ocultan un país sin programas ni prevención de catástrofes. En el Caribe, una isla llamada Cuba, sufre al igual que sus vecinos, tornados y huracanes desvastadores. Sin víctimas claro está, porque el gobierno se encargó de educar a la población y prepararlas para tales circunstancias.

El Uruguay está prácticamente incomunicado por tierra, sus principales vías de comunicación y transporte, están averiadas o revisten peligro de estarlo. El estado de las carreteras es deficiente y esto no es obra de tornado alguno. Las lluvias al igual que el tornado, acabaron con la mentira oficial y la mentira informativa para aquellos que creen que las calles y carreteras son eternas, que duran toda la vida. Para esta gente resultará novedad seguramente, que en otros paises se reparan todos los años. Que existen paises que invierten millones de dólares o euros, en infraestructura imprescindible para transportar productos y gente. Por ello no entendemos como el Uruguay puede permitirse el lujo de estar incomunicado. No se habrán enterado nuestros gobernantes, que en otros paises también llueve y no por ello se paraliza la actividad carretera o ferroviaria?

Pero así son las cosas, cuando no es la lluvia es la sequía, siempre la culpa la tiene otro, en este caso el tiempo. Si hay desplazados por las inundaciones, no faltan tampoco aquellos que acusen a los damnificados por haber "edificado" cerca de Ríos o Arroyos, siempre encontraremos alguna explicación para dormir tranquilos, total esas cosas pasan allá afuera, a los de afuera. "Ud. es de afuera?" le preguntaron a un paisano. "Afuera de dónde?" les contestó en forma irónica y no falta de razón
.
También es justo hacer notar, que el gobierno no ha permanecido insensible frente a la tragedia. Se destinarán algunos millones y 5000 chapas para reconstruir la Ciudad de Dolores. Esas chapas resolverán el problema y el progresismo podrá respirar orgulloso. Ahora tienen viviendas. Como aquél del cuento: "te acordás cuando andábamos mal?". Y seguramente llevarán a la prensa a sacar fotos el día de la inauguración y una tijerita para cortar la cinta.......





No hay comentarios:

Publicar un comentario