miércoles, 5 de julio de 2017

La antesala del masoquismo




por Hugo Bruschi en el Año de la Organización

El ejercicio de la actividad política, tiene que ser sin lugar a dudas, una de las tareas más sacrificadas que nos ofrece el mercado laboral, aunque curiosamente todo el mundo aspira a la misma y desde allí por supuesto sacrificarse por la patria.

La prensa da cuenta casi a diario, que "existe profundo malestar por las declaraciones de fulano" o que "hay descontento en filas de tal o cual Partido que amenazan con una corrida" no se sabe adonde, pero tenemos la certeza que muy lejos no irán.....no tengan la menor duda de ello. Como Uds. podrán apreciar amigos de La Vidriera, estos estados de ánimo no son buenos para la salud y sin embargo nadie quiere cambiar de trabajo. Para no hablarles de los "discrepantes" full-time, los que discrepan a destajo con tal o cual acuerdo tramitado y firmado a espaldas del mismo Partido, de su gente y de su pueblo. Acuerdos que votarán con disgusto y contra su "conciencia", pero lo harán por "disciplina partidaria" para no comprometer la unidad tan necesaria para los cambios. Cuidado que aquí no estamos hablando de los cambios de plaza, sino de los verdaderos cambios que el país espera como aquel del tango. Imagine Ud. amigo como se sentirán estas personas, a quienes les han reservado tan pesada tarea.....Nosotros que no entendemos mucho de estas cosas de la política, nos hemos preguntado una y otra vez hasta cuando es aconsejable sufrir tanto, experimentar tanto "descontento y malestar", porque estos estados de ánimo no son para nada aconsejables. Y estos malestares no comenzaron ayer precisamente, ya llevamos 3 ejercicios y los han vuelto a apoyar una y otra vez tal vez por disciplina o tal vez para evitar que "la derecha" se haga del negocio. Estaremos ante una generación de masoquistas y no nos hemos dado cuenta o ante un grupo de vivos que posan para la foto y juegan para la hinchada que aplaude en la tribuna como quien festeja un gol?






No hay comentarios:

Publicar un comentario