viernes, 3 de marzo de 2017

El Juicio Final




por Hugo Bruschi en el Año de la Organización.

No sabemos aún si la destrucción de la Sociedad uruguaya figura entre las profecías de Nostra Damus, pero que vamos en camino, a nadie le queden dudas. Y no será por castigo de Dios como le sucedió a Sodoma y Gomorra, que fueron sentenciadas a desaparecer a causa de su corrupción y perversidades. Aquí la destrucción es una suerte de implosión, llevada adelante por una población que mira para el costado y no quiere hacer frente a la triste realidad. Será la consecuencia inevitable de una Sociedad indiferente ante la barbarie, una Sociedad que siempre encuentra alguna explicación para no hacerse responsable y tomar partido, una Sociedad que se engaña a sí misma, creyendo de este modo quedar al margen de las responsabilidades. Buscando similitudes en la corrupción, que dicho sea de paso se ha convertido en una competencia para dilucidar quien fue o es más corrupto, bajando la pelota al piso como dicen las hinchadas, "bo, después de todo no es para tanto". De hipócritas pidendo la renuncia de Bonomi como toda solución, hipócritas del otro lado haciéndole creer a la gente que todo es una campaña de la "derecha" para desprestigiar, de vivillos haciendo la suya como venga e ignorantes defendiéndolos por unas migas, por las sobras del festín que caen de la mesa bien servida, apoyando las drogas que le matarán al hijo o se lo matarán para robarle el celular. Estamos en una Sociedad que va aceptando todo porque es más cómodo. Qué quedó del 18 de Julio de Sábados y Domingos donde las familias llegaban a mirar vidrieras o a comerse una pizza o unos panchos en algún restaurant? Decir tierra de nadie es un error...hoy está en manos de chorros y drogadictos que robarán para comprar drogas. Qué fue del viejo Estadio donde las familias podían concurrir a alentar sus colores sin riesgo de ser agredidas? Pero lo vamos aceptando y echando las culpas a unos u otros. Aceptando como en su momento aceptamos la tortura "Bueno, por lo menos estás vivo", o el crimen "bueno, en algo andaban seguramente" o la desaparición " Mirá loco, eso ya fue y ahora hay que mirar para adelante". Pero que nos dirán de ese niño de 16 años muerto por defender a su madre de 2 malandros seguramente drogados? En que andaría? Nadie salió a las calles, ni personas ni organizaciones tan sensibles cuando de otras muertes se trata.

Por su silencio y su complicidad, poco a poco iremos desapareciendo como Sociedad y aquí ya no seremos la Pompeya arrasada por un volcán, aquí pagaremos el precio de no haber reaccionado a tiempo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario