sábado, 21 de enero de 2017

El regalo de mamá




por Hugo Bruschi en el año de la Organización.

En comentarios anteriores, acerca de la droga oficializada y propagandeada por algunos escribas carentes de escrúpulos, dijimos que alcanzaría con que 1 sólo uruguayo decidiera interesarse en el tema, para darnos por satisfechos y bien recompensados. Esperamos respuesta de algún padre o madre preocupados por la Sociedad en que sus hijos crecerán o están creciendo. Para nuestra sorpresa esa respuesta llegó, pero de manos de un hijo. "Gracias Vidriera por acordarte de las víctimas de la droga, yo soy una de ellas. Mi historia contada por mi tía y mis abuelos, comenzó en el Hospital el mismo día que nací. Llegué al mundo con síntomas de adicción. Mi cuerpo temblaba y vomitaba no se sabe qué. Por momentos sospecharon que ya no habría nada para hacer. Pero sobreviví, estuve un mes internado para la llamada desintoxicación, antes de entregarme a mis abuelos que cuidaron de mí desde el primer momento y a quienes les debo lo que soy. Mi madre perdió la Patria Potestad y sólo venÍa a verme cuando estaba lúcida, en visitas custodiadas por asistentes sociales. No pudo amamantarme ni yo pude sentir el calor de su pecho, su protección de madre. Ella pudo elegir y eligió la droga. Ahora tengo 21 años y poco a poco voy recomponiendo mi vida. Hubiera preferido que se muriera al momento del parto, de ese modo me hubiera evitado todo lo que debí soportar después. Cuando fui a la escuela, cuando jugaba en el barrio con otros niños. No te quiero aburrir con mis relatos, pero sí te digo que no es fácil sobrellevar esta carga emotiva, este escarnio. Por ello yo no entiendo, cómo gente que no tiene la más remota idea de la droga y sus consecuencias inevitables, pueda estar pidiendo más droga para los jóvenes que serán padres y madres. Qué señales se le envían a adolescentes que no están capacitados para discernir, que no entienden que "legal" no significa inofensivo y menos saludable? Te agradezco en mi nombre y en el de tantos que como yo, fuimos alimentados con droga en el vientre materno" Sigue su nombre y apellido, que obviaremos como corresponde.

Qué nos queda por decir, qué podemos agregar a este relato desgarrador,qué palabra de aliento podemos acercarle a este muchacho, a esta víctima que no pidió venir al mundo ni pudo elegir el vientre que lo parió? Solamente: SOS UN HOMBRE LIBRE, SOS UN IMPRESCINDIBLE, SOS EL ROSTRO SALUDABLE DE UNA SOCIEDAD ENFERMA DE INDIFERENCIA. GRACIAS!!!!







No hay comentarios:

Publicar un comentario