miércoles, 27 de julio de 2016

Ingenuidad o complicidad?



por Hugo Bruschi en el año de la Resistencia.

 Que el mundo de la política está en manos de la Industria del Espectáculo, ya no caben dudas. Pero un espectáculo sin espectadores sería impensable, de ahí la necesidad de convocar a las masas alegres y fiesteras a participar del mismo como sea. En estos días hemos visto como las mujeres de los candidatos de EEUU, también pronuncian sus discursos y como éstos son televisados despertando críticas y aplausos de una platea sedienta de emociones. Ya no gobiernan sólo los presidentes, este gran pais también requiere del apoyo familiar para coronar con éxito la gestión. La idea es original y hay que felicitar a los dueños del circo, ellos saben lo que están haciendo con el dinero de los generosos empresarios que financian las campañas.

Al mismo tiempo, en otro país más pequeño y modesto, éstas prácticas han comenzado a dar buenos dividendos. No veremos a las mujeres de los presidenciables haciendo discursos, pero asistimos diariamente al juego del bueno y del malo. Quienes gobiernan tendrán la doble tarea de hacerlo y ser oposición al mismo tiempo. Si algún logro se registrara en beneficio del pueblo, será mérito del Partido y todo lo malo obra del gobierno que ese mismo Partido ha instalado, pero dando la imagen que se trata de cosas distintas. Ese gobierno surgió de la nada, no llevó consigo mandato alguno surgido del Programa votado en los Congresos u otras instancias partidarias. Verdad que también esta puesta en escena es original, verdad que se ha convertido en un buen negocio? Y sin duda que el negocio funciona bien. Un Partido que ha gobernado durante 3 períodos, hoy presenta a los espectadores 4 candidatos dispuestos a cambiar el rumbo de la empresa. Nadie podrá decir que no están representadas todas las opciones. Qué harán los otros 3 candidatos cuando el nuevo Presidente asuma sus funciones renovadoras? Oposición, claro está y de este modo representar al grupo de accionistas (sin acciones) que se quejaba por algunas prácticas reñidas con las buenas costumbres. Por supuesto que no tendremos que tomar esto con seriedad, de lo contrario nos convertiremos en parte del espectáculo.

Pero hasta dónde será válido meterse a analizar cada uno de los discursos de esta gente, hasta dónde válido adjudicarle términos de dramatismo a los desencuentros Vázquez Vs. Pit-Cnt? No nos estaremos también -tal vez sin proponérnoslo- participando de este circo bien montado para captar inocentes, estas suertes de caza-bobos para gente que ingresa a la participación política,como quien entra a la Colombes?

Será deber de quienes aún piensen y no se hayan perdido el respeto a sí mismo, desenmascarar a estos payayos y malabaristas de segunda mano, sin necesidad de grandes análisis de inspiración marxista, sin estadísticas que nadie lee, sin citas de grandes filósofos que la gente no conoce, sin relatos cargados de heroismo que a la gente le importa un carajo. Simplemente decirles como lo hacen las murgas, en el idioma que ellos entienden. Decirles que todo esto se trata de una JODA, sí de una gran JODA y el que quiera seguir en ella, que lo haga pero que no se queje. Así que en el futuro no se hable más de ingenuidad, sino de complicidad. Quien ya ha sido advertido no es ingenuo, es cómplice.

Por suerte ya son menos y de seguir así la cosa, volveremos a los Blancos y a los Colorados, es decir al original. Las copias nunca fueron buenas.....y la ventaja consiste en saber con quien estarás hablando, a quien estarás enfrentado. Ellos no disimulan, ellos son auténticos y no necesitan disfrazarse. A ellos los conocemos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario