miércoles, 20 de julio de 2016

A contaminar, a contaminar...

por Hugo Bruschi en el Año de la Resistencia.

 .......que el Progreso es tuyo, mío y de aquél, de Pedro, María de Juan y José. Resulta familar verdad? Bueno, pero tampoco deberemos ser tan negativos, pues no hay contaminación que por bien no venga. Sólo cabe preguntarse para quien son esos bienes.

Los uruguayos padecemos amnesia crónica y apenas recordamos qué pasó Ayer, lejos del Estadio o de la pizarra quinielera.

Hace algunos años, más de 20 creo yo, fuimos abonados con mierda del primer mundo y no cualquier mierda. Las cloacas de París parecían reventar de tanta materia acumulada, de tanta comida fina regada con buenos vinos de Bordeaux o algún Don Perignon, pero que al final es expulsada por el intestino grueso. Y al final la mierda es mierda y no se distingue por su origen. Y hay que deshacerse de ella como sea. Y para ello no encontraron mejor destino que el Uruguay. Sólo faltó una caricatura de Charlie Hebdo en donde desde una cloaca cualquiera, emergía sonriente un enorme sorete con un cartel en la mano: "Cerramos por viaje". Y así fue que las chacras y huertas de los departamentos de Canelones y San José abonaron sus lechugas, tomates, puerros y espinacas con este generoso abono venido desde el mismo París. Si a caballo regalado no se le mira el pelo, a la mierda tampoco parece haber sido el razonamiento. Y todo el mundo quedó contento: las cloacas parisinas volvieron a su cauce y la mesa oriental pudo degustar aquellas deliciosas lechugas.

Pero a diferencia de aquél proyecto destinado al crecimiento de nuestras legumbres con mierda de la buena, hoy otro país del primer mundo llamado Finlandia, quiere ayudarnos al crecimiento, desarrollo y progreso instalando una nueva pastera,, que seguramente arrojará tanta o más mierda que aquellas tímidas cloacas desbordadas.

Y que ha pasado ante la noticia? Bueno, como de costumbre no faltaron quienes se oponen a este gran emprendimiento. Que esto que lo otro, en fin, los mismos de siempre. Los que creen que un país se levanta de un día para el otro, los que arrojan sombras de sospecha sobre nuestros gobernantes electos por el pueblo, los eternos desagradecidos que no valoran el gesto de Finlandia al querer ayudarnos. Para no hablar de los argentinos que se mueren de envidia. Los que ignoran que se repararan las vías de ferrocarril y las carreteras, que se crearán fuentes de trabajo para 8.000 personas que ya no necesitarán ayuda estatal. Se puede pedir más a nuestro gobierno?

Festejen uruguayos, salgan a las calles decididos y orgullosos a defender nuestra 3ra. pastera. Deje que los inconformistas de siempre sigan con su prédica venenosa......







No hay comentarios:

Publicar un comentario