miércoles, 6 de julio de 2016

Nunca es tarde, cuando la impunidad es buena...


por Hugo Bruschi en el Año de la Resistencia.

.........habrá pensado Gavazzo o algún otro beneficiado con esa suerte de "indulto humanitario" que van recibiendo por edad o por "enfermedad". En el fondo la sacaron regalada. Para no hablar de los que nunca pisaron la residencia de D.Arena. De puro mal agradecidos nomás, porque fue pensada con todas las comodidades para hacerles más placentera la estadía.

Hay quienes sostienen que si hubiera que ponerle nombre a esta etapa post-dictarorial, ese sería IMPUNIDAD y no les falta razón. Podría ser de otro modo? Naturalmente que nó!!! Sólo los que necesitan adornar los hechos de palabras rimbombantes para seguir currando, pueden intentar torcer la realidad que rodeó  la famosa transición hacia una etapa democrática. "Derrotamos la Dictadura", escuchamos y leimos mil veces. Entonces si esto fuera así, porqué no podemos juzgar todos sus crímenes, todos los excesos, todas las violaciones a los derechos más elementales del ser humano? Saben porqué? Porque la dictadura no solamente fue militar sino civil y cuando decimos civil no nos estamos sólo refiriendo a aquél simulacro parlamentario llamado Consejo de Estado, sino a la prensa cómplice, a la iglesia, a las famosas instituciones y a una gran parte del pueblo uruguayo que acompaño gustosa aquella aventura. Se calcula que alrededor de 800.000 uruguayos dieron su visto bueno y como no podía ser de otro modo, trataron de sacar provecho de la situación. Para ello no tuvieron prurito alguno en delatar compañeros de trabajo, vecinos, amigos y lo que estuviera al alcance para hacer buena letra con el ganador. Luego las negociaciones del Club Naval fueron eso, negociaciones al estilo Don Corleone. Allí llegaron los que tenían necesidad de largar la manija pues así se los exigian otros más poderosos, los que manejan los hilos que mueven las marionetas y tratarían de salir de la forma más elegante posible y sin mayores preocupaciones por sus actos. Y del otro lado se sentaron los "representantes del pueblo", los que querían volver de sus vacaciones que ya se tornaban largas y aburridas. Nunca olvidemos que la política es un oficio como cualquier otro, pero solamente reservado a los más inteligentes o a los más rápidos. Como cualquier otro oficio, el del carpintero, el vidriero o el del obrero de la construcción, ellos también necesitan trabajar. La diferencia radica en los ingresos y en los esfuerzos de unos y de otros. En los privilegios......no se olviden que estamos hablando de profesionales que viven de este negocio y postulados a defensores del pueblo, que como siempre espera y espera..... Y entre esas 2 partes, se fraguó lo que hoy llamamos IMPUNIDAD. Alguien creyó que podría ser diferente, que quienes cometieron delitos de lesa humanidad dirían "estamos dispuestos a comparecer ante la Justicia"? Y por si todo esto fuera poco, les prepararon una ley de caducidad que luego sería aprobada por el pueblo, para darle aspecto legal a esa IMPUNIDAD. Y fue votada 2 veces por las dudas.... una vez según nos explicaron fue "por miedo a una vuelta al pasado" y la otra por un "saboteo y por falta de información" por parte de gente que desde las filas progresistas, estaba muy interesada en que todo quedara como estaba.
Son muchos los factores que juegan para que esto sea como es. La indiferencia de la gente ante la injusticia, es un acto de IMPUNIDAD. Cuando miro hacia otro lado, estoy aprobando aquella y la falta de castigo. Si yo paso indiferente ante el desvalido, frente a quienes duermen en las calles o comen en la busura, frente a quienes reciben 200 pesos de aumento mientras quienes deciden su suerte se aumentan 25.000, soy cómplice de la IMPUNIDAD que rodea esos actos, IMPUNIDAD que tendría que ser castigada con el repudio popular. Pero nó, hay gente que te dice: "con los blancos y colorados estábamos peor" y de eso modo dan la espalda a la realidad y a sus víctimas. O sea que la IMPUNIDAD está instalada entre nosotros y no solamente en la Justicia. "Eso ya pasó" o "no podemos volver atrás, hay que mirar para adelante". La resignación es otro elemento que juega a favor de la IMPUNIDAD. "Bueno, hay algunos criminales presos" Les hicieron o quieren creer, que esos que están presos son los responsables de todas las violaciones a los derechos humanos, de todas las torturas o desapariciones de personas. Hay más de 500 libres y gozando de sus jubilaciones que no son precisamente las que reciben 200 pesos, gozando de sus paseos por la Rambla o veraneando en algun balneario. Los que están presos, llegaron a estarlo para no ser extraditados a la Rep. Argentina donde están requeridos por sus delitos.

Por esto y mucho más, creemos que en este país jamás habrá justicia. Todos los días leemos de gente que va muriendo, de un lado y del otro. Esa fue la apuesta inteligente de quienes tenían la obligación de hacer justicia. Esperar que las víctimas y los victimarios fueran muriendo. "Ni vencidos ni vencedores", dirán los historiadores oficiales dentro de algunos años, del mismo modo que nos contaron la historia en la escuela. La otra historia deberemos escribirla nosotros.......






No hay comentarios:

Publicar un comentario