martes, 14 de febrero de 2017

A la espera del milagro




por Hugo Bruschi en el Año de la Organización.

Han pasado muchos años y he conocido personajes de todo tipo y color. Pero como aquél muchacho de mi barrio, ninguno. Inigualable a la hora de los cuentos y de los chistes, a tal extremo que su presencia era casi obligada en los asados, cumpleaños, casamientos y velorios, allí donde había que pasar la noche para no dejar al muerto solo. Bastaba con conseguir una botella de Espinillar y lo demás corría por cuenta suya. Exagerando sus virtudes, un amigo comentó que "el muerto esbozó una sonrisa al oir el cuento". Este personaje de barrio a quien la imaginación popular lo bautizó "Jabón de Amueblada" por su estatura pequeña, trabajaba en una Santería y Yuyería que vendía desde carqueja y marcela, hasta Santos, Vírgenes y cuanto artículo de fé podemos imaginar. Nos contó que un día llegó un hombre a reclamar por un producto para la calvicie, allí comprado. "Mire, a los pocos días de iniciado el tratamiento, me salió un mechón de pelo y a los pocos días desapareció". Mi amigo se iba a la trastienda para no soltarle la risa al cliente. También vendían la llamada Yerba Medicinal para el mate, y de eso se encargaba mi amigo comprándola en Manzanares y luego etiquetándola con todas las virtudes del caso. Muchas veces lo ayudé con los Horóscopos, que eran obsequiados por toda compra mayor de 100 pesos. En fin, la fé mueve montañas.....Otro día llegó una mujer en busca de una Virgen y las había de distintos precios, seguramente relacionados con la calidad de los milagros. "En mi barrio tenemos una y es depositada en una casa durante una semana. Yo estoy en la lista de espera, pero mi situación es urgente. Mi marido quedó desocupado, mi hijo no tiene zapatos para ir a la escuela y la casa se me llueve,por eso quiero tener una Virgen propia. Cuánto cuesta me dice? Ah! la verdad que no llego a esa suma ni por asomo...." Bueno, no se haga problemas le decía el dueño del negocio, también tenemos unas Urnas Milagrosas. "Cómo es eso? pregunta la mujer. Son Urnas en cuyo interior tienen unos gramos de Tierra santa recogida en el mismo camino que transitó Jesus hacia su Cruz. Lo único que Ud. debe hacer es escribir sus ruegos y depositarlos en la urna milagrosa. Según nos comentan los clientes, es altamente eficaz.

Yo le preguntaba a mi amigo si lo que me contaba era cierto o era una tanta de sus bromas..."Mirá, tenés que estar atrás del mostrador para ver y creer..." y luego agregaba: "te resulta tan difícil entender que la gente compre una urna milagrosa, que es lo que hacen en cada elección, acaso allí no ponen también un papelito?" Me dejó sin palabras....mi amigo se las sabía todas, era una suerte de político moderno sin saberlo. Vendía productos en los que no creía, pero de algo hay que vivir solía decirme. Ojalá que con las Urnas Milagrosas no pase como con la Virgen y todos quieran tener una en su casa, para beneficio de la Democracia y para poder hacer sus ruegos a domicilio.......






No hay comentarios:

Publicar un comentario