jueves, 23 de junio de 2016

Ni tanto, ni tan poco...


por Hugo Bruschi en el Año de la Resistencia.

Dentro de algunos años, los historiadores mencionarán esta etapa de la humanidad, como la de la generación del celular y la internet. A juzgar por el tiempo que empleamos en estos 2 juguetes, la descripción aparece como correcta. Superamos las distancias en cuestión de segundos, pero no sabemos nada del que está cerca a al lado mio. De tan comunicados, estamos aislados. Qué abundancia de escasez! como decía un amigo mio. Y esos riesgos no sólo son individuales, sino también colectivos.

Yo presumo de estar informado y no puedo prescindir de las redes sociales, fundamentalmente del Facebook. Pero estoy realmente informado? Veamos, todos Uds. al igual que yo, tenemos nuestro círculo de "amistades" aunque a muchos de ellos no los conocemos personalmente. Y Ud. al igual que yo, va ampliando o depurando esos círculos amigos dependiendo de sus opiniones, de lo que aprueban o rechazan. Es decir, queremos tener como amigos a gente que piense igual que nosotros. Incluso muchas veces pensamos 2 veces antes de "aceptar" una nueva amistad y es entendible también. Muchas veces esas solicitudes de amistad, son de gente que nos usa para publicar cualquier cosa. Hay de todo, idiotas, locos de la bolsa que se cuelan opinando sobre temas de los que no tienen la más puta idea. O hablando en un idioma de palabras incoherentes, que nos llevan a sospechar que estamos ante un drogadicto. A todo esto estamos expuestos quienes hacemos uso de las redes sociales. Es el precio que se paga y es bien democrático. Acaso el voto de esos idiotas no vale igual que el nuestro? Por ello he elegido no votar.

Bueno, pero volviendo al tema cabe señalar que además de los peligros mencionados más arriba, existe uno que es el más peligroso de todos: EL DESCONOCIMIENTO DE LA REALIDAD. Paradójico verdad? Sin embargo, totalmente lógico, pues si yo me comunico permanentemente con quienes piensan como yo, a quienes o quienes nos adivinan o les adivinamos la opinión de antemano, estaremos intercambiando "me gusta" o "comparto" con un grupo de amigos, pero ignorando lo que el resto opina. Para hablar en términos celestes, nos jugamos un partido aparte a puertas cerradas.
Damos por sobreentendidas ciertas cosas, de las que el común de los uruguayos no tiene ni idea. Apostamos a la indignación de la gente ante determinados hechos y resulta que esa gente los aprueba, creemos que existe bronca en donde sólo hay indiferencia, creemos que el país es un polvorín a punto de estallar, cuando la gente está más interesada en el fútbol o en la comparsa camdombera a la que se suman y bailan locos de contentos. Por ello y mucho más, dudo si realmente estoy informado y mucho menos tener el monopolio de la razón.

A modo de "Yapa" les dejaremos un comentario que pondrá a prueba nuestra ingenuidad. En estos días ha tomado conocimiento público, que un conocido dirigente de la Construcción, el Sr. Andrade, acaba de renunciar a su banca parlamentaria para integrarse nuevamente a su Sindicato, el Sunca. Muchos comentarios se han vertido en las redes acerca de esta decision. La pregunta que nos cabe, es saber si esta renuncia y esta integración tiene como objetivo profundizar la lucha obrera o por el contrario frenarla. Porque si a juicio de este dirigente la tarea sindical es más importante que la legislativa, porqué aceptó en su momento ser Diputado? Dejemos que el tiempo decida por nosotros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario