jueves, 24 de julio de 2014

Cuando el crimen tiene mediadores


por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad

SE OFRECE: mediador en conflictos de baja o alta intensidad, ex-guerrillero con experiencia en acuerdos y salidas no traumáticas para las partes, que pueden -llegado el caso - incluir absoluciones o rebajas de penas, para los que involucrados en crímenes de lesa humanidad, hayan alcanzado determinada edad. Por consultas, dirigirse al Teatro de Verano o al Quincho de Varela.

Este aviso imaginario, obedece al buen humor de un viejo luchador y compañero, cuyo nombre es Miguel Delgado, quien pensando en la vocación mediadora de nuestro presidente, creyó oportuno tenerlo en cuenta a la hora de firmar la Paz. Por favor Miguel, no le despiertes la idea que mañana lo vemos partiendo hacia Israel. No olvides que la fantasía de este hombre, puede llegar a límites insospechados, tratándose de conseguir un lugar en el "tapete", un flash que recorra el mundo, un grupo de alcahuetes pregonando: MUJICA AL NOBEL DE LA PAZ.

Dejando de lado estos escenarios de Science Ficción, creemos oportuno alertar a nuestros lectores de otros posibles escenarios, esos sí lejos de toda fantasía: EL MEDIADOR QUE PONDRÁ FIN AL CONFLICTO. En consecuencia, es menester hacer algunas advertencias, para que nadie se engañe.
El mediador puede ser algún pais, alguna organización de derechos humanos, la propia ONU o alguna persona de "reconocida capacidad negociadora". Puede que también la llamada comunidad internacional - que nadie sabe que es - emita un comunicado " sensibilizada ante la pérdida de tantas vidas de uno y otro bando, proponemos poner fin al conflicto que amenaza con prolongarse, más allá de las buenas costumbres en materia de matanzas". Por todo ello y en advertencia sobre la hipocresía, que dentro de algunos días nos ofrecerán en pantalla, es necesario aclarar: En primer lugar, no estarán mediando en ningún conflicto. Se trata de una agresión por parte de un ejército invasor, contra un Pueblo acorralado y sin ejércitos. Por tanto no hay nada que mediar. Lo único que corresponde es el retiro inmediato del agresor, de la franja de Gaza. El arresto de todos aquellos que con capacidad de mando, emitieron órdenes que violan los más elementales principios que regulan el uso de la fuerza, convirtiéndose por tanto en crímenes de lesa humanidad. Exigir al Tribunal de la Haya, que interrumpa sus vacaciones y se instale para juzgar a los genocidas israelitas. Que el alto al Fuego, aún cuando se trata de una medida humanitaria destinada al traslado de muertos, heridos en hospitales derrumbados o niños atrapados en escuelas bombardeadas, no le otorgue al invasor situación de privilegio alguno, al momento de las negociaciones. "Estaremos dispuestos al diálogo, siempre y cuando los palestinos no ofrezcan  Resistencia" parecen querer decir. La misma carta de constitución de Naciones Unidas, le adjudica al agredido y ocupado, el derecho legítimo a la Resistencia con los medios que encuentre conveniente. Pero la prensa al servicio del crimen, ha presentado ese derecho como un acto de terrorismo.

La Paz, la verdadera Paz no podrá ser una imposición de un bando dominador, sobre su débil víctima. La Paz, la verdadera requiere el retiro inmediato del territorio palestino, tomando en cuenta la carta de límites de 1967, el desalojo de los asentamientos ilegales y la devolución a sus antiguos dueños. El fin de la política colonialista de edificar en Tierras robadas. Sobre estas bases podremos hablar de Paz. Todo lo demás, será una salida "a la Corleone" en donde las víctimas firmaban cualquier documento con una pistola en la nuca. Y será la comprobación más acabada, de que un estado delincuente al margen de todo derecho llamado Israel, sigue haciendo su voluntad y riéndose del mundo. Con el apoyo claro está de los EEUU y otros cómplices.



No hay comentarios:

Publicar un comentario