jueves, 6 de abril de 2017

Asaltantes con patente (de impunes)




por Hugo Bruschi en el Año de la Organización.

Y aquí no hablaremos de la vieja retirada del 32, de la batuta de Cachela o las letras de Doble Filo, Carlos Soto. Nó, hoy mencionaremos otros asaltantes, los de la esperanza de un pueblo que creyó poder cambiar las reglas del juego. Estos asaltantes de las expectativas populares, llegaron al Parlamento llevados por el pueblo y por tanto están dotados de legitimación como representantes de todos nosotros. Un pueblo desinformado votando como quien va a la Amsterdam, un pueblo que tendría que preguntarse que fue lo que votamos, como puede ser que un representante de esta voluntad popular quiera votar la anulación de un artículo del Código Penal, precisamente de aquél que fue pensado para protegernos de actos de corrupción, llevados a cabo por quienes tendrían que dar el ejemplo. Que autoridad moral a partir de ahora, tendrá esta gente para juzgar al resto. Se imaginan Uds. amigos de La Vidriera que hubiera pensado o dicho Enrique Erro o Amilcar Vasconcellos -sólo por mencionar algunos - de estas muestras de impudicia?

Hasta donde ha llegado la impunidad de esta gente, la falta de respeto por el contribuyente, el desprecio por el ciudadano común que por el mismo delito pierde su empleo como mínimo. Esta gente se siente por encima de los Códigos que a otros los penan y duro.

Es indudable que el país atraviesa una de sus mayores crisis de la historia: LA MORAL y será tarea de todos nosotros, encontrar el camino que por lo menos abrigue la esperanza de un mañana distinto. Hemos llegado al fondo y lo único positivo dentro de esta desgracia, es que más abajo no podemos caer. Ahora sólo cabe emerger a la superficie, llenar los pulmones de aire y gritar a los 4 vientos: YO NO ME SIENTO REPRESENTADO POR ESTA GENTE, YO NO ME HARÉ CÓMPLICE DE UN DELITO VENGA DE DONDE VENGA Y TENGA EL APELLIDO QUE TENGA. EN MI NOMBRE NO LO PODRÁN HACER, PORQUE YO QUIERO PODER SEGUIR MIRANDO A MIS HIJOS SIN SENTIR VERGÜENZA.






No hay comentarios:

Publicar un comentario