martes, 20 de septiembre de 2016

Un negocio redondo



En el año de la Resistencia

por Hugo Bruschi



Si Ud. tiene un negocio que le reporta jugosas ganancias, aventuraría Ud. ese éxito tomando algunas medidas de dudosa eficacia? Yo no lo haría, por aquello de "más vale pájaro en mano, que cien volando". Esta premisa la ha aprendido puntualmente la clase dominante uruguaya a través de sus empleados políticos.

Luego de un período un poco desprolijo, volvimos al viejo sistema que tan buenos resultados les ha deparado: La Celestocracia, es decir una democracia ajustada a las pasiones ciudadanas, una democracia que requiere un ambiente festivo y de una prensa que lo llevará a discutir estupideces y nunca sobre los verdaderos problemas que aquejan al país y a su gente. Una democracia que como la Celeste, tiene también sus incondicionales y sus críticos, pero que llegado el partido todos marchan mezclados como carne pa` chorizo. Este es el verdadero secreto que mantiene viva la pasión y nos da una idea de que también se puede discrepar. Sin pasarse de la raya, claro está. Y la hinchada dividida en izquierdas y derechas, pero al final alentando al equipo en la Colombes o en el Parlamento. Si fulano jugó mal y es criticado por algún comentarista, el mismo pasará a integrar las filas de los enemigos celestes. Sin alguien comete un acto de corrupción o incumple las promesas electorales, no se atreva a criticarlo o denunciarlo, pues en ese preciso instante Ud. pasará a jugar en la derecha a pesar que Ud. ya estaba en la izquierda antes de que muchos de sus detractores hubieran nacido. O lo que es peor aún, que estuvieran en la derecha y ahora se disfracen y posen de izquierdistas.

En otros paises, hace mucho tiempo que la gente no piensa en términos de derechas e izquierdas. Eso ya fue y dió sus frutos, ahora hay que encontrar nuevos versos. En Uruguay en cambio, sigue siendo un buen negocio.

Qué pasaría si un buen día la gente decidiera darle la espalda a este juego tramposo? Que lo obligan a votar por aquello de la multa? Pues bien, vote en blanco o anulado poniendo un papelito con las 5 medidas que Ud. considera urgentes y no se preocupe cuando le digan que ese voto irá para fulano o mengano, a tal o cual Partido. Ese es problema de ellos. Las ventajas? Bueno, por lo menos Ud. no se hará cómplice de una estafa y seguramente podrá dormir tranquilo con su conciencia. Y al otro día Ud. tendrá todo el derecho a protestar porque Ud. no legitimó la mosqueta.

Y cuando a su alrededor vea a alguien que se queja después de haber votado, dígale "a joderse y tomar quina".

Cierta vez dijo Lumumba: "yo nunca aprenderé a restar, vale decir a resignarse". Aprendamos de aquél gran hombre y no vayamos a menos, al menos malo, al menos corrupto, al menos menos........Vayamos a más porque de lo contrario nos estaremos perdiendo el respeto a nosotros mismos. Y no se deje engañar por vivillos que hablan de girar aquí, pero siguen allá, de jugar con la pierna izquierda pero en la punta derecha porque es más fácil meterse al medio. Pongámosle fin al negocio ajeno.







No hay comentarios:

Publicar un comentario