miércoles, 6 de agosto de 2014

Un Holocausto sin Hollywood, no es Holocausto



por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

Hubo un país solidario, un país que jamás permaneció indiferente ante la injusticia cometida contra otros Pueblos, contra otros seres humanos. Sino todo, por lo menos los sectores más avanzados de la Sociedad, los vinculados a la cultura, a los movimientos sociales, a la enseñanza, a la izquierda de entonces. Desde la lucha contra el nazismo, pasando por Vietnam y su heroica Resistencia al invasor imperialista. Gente que lloró la muerte del CHE  aunque no pasara de ello, pero por lo menos ponía de manifiesto que existían ciertos valores que nos llevan a identificar el sacrificio, la entrega, la entereza moral y la honestidad de llevar a la práctica sin charlatanería, lo que se dice en la tribuna.

Eran otros tiempos, era otro Uruguay, eran otros hombres y era otra la izquierda, muy lejos de esta estafa intelectual que le permite a cierta gente gobernar para el capital, disfrazados de izquierdistas para cazar inocentes. Y no sólo la política de entrecasa muestra el deterioro moral de los "representantes del Pueblo", con hechos de corrupción que se van sucediendo con tal celeridad, que el "Ayer" tipo PLUNA y otros negociados, ya no son noticia. Todos los días aparecen nuevos actores, para confirmarnos lo que siempre sospechamos: Impostores investidos de un mandato popular, alimentado con cuentos de combates y otras yerbas que los barnizan de revolucionarios.
Pero se acerca la mosqueta electoral y hay que conseguir clientes al precio que sea. Cuántos votos puede valer una buena declaración en los medios? Sin necesidad de tomar otras medidas más eficaces, como sería la de romper relaciones con un estado forajido al margen de la ley, para quien el derecho internacional - y tal vez tengan razón - es palabrerío hueco que no les alcanza. Para quienes escuelas y hospitales son sus blancos preferidos. Dicen que se esconden los terroristas y por tanto se justifica la demolición a fuerza de bombas. Una escuela tenía la bandera de la ONU, por lo que la institución tendrá que pronunciarse al albergar terroristas.

Para quienes algunos niños jugando en una playa, constituyen un peligro. Su pelota podría almacenar explosivos y por ello decidieron matarlos desde la costa y además hacer la "V" de la Victoria. Cuando no el público mirando y aplaudiendo desde la colina más próxima. Y en este marco de horror, el presidente uruguayo no podía permanecer al margen de la publicidad, faltaba más. Y entonces dijo que esto se parecía a un genocidio. Se parece? Bueno, aún así porqué mantiene tan buenos vínculos comerciales y de los otros con genocidas? Pero fue más lejos aún, cuando descubrió que a los genocidas no le gustarían sus palabras. Para quedar bien con la nueva embajadora dijo: que Hamás es responsable de la violencia israelita. Obsérvese que esto lo dice un ex-guerrillero que supuestamente quería tomar el poder - digo que por suerte fracasó- para hacer no se qué. Se dan cuenta Uds. de la peligrosidad de un individuo que le niega al agredido, invadido y humillado en su propia casa, la posibilidad de resistir? Sólo falta que culpe a Leandro Gómez del bombardeo sobre Paysandú!!  Pero curiosamente no dice una sola palabra del mapa que muestra como se fueron tragando a Palestina, mediante ataques y luego mediadores, con asentamientos en territorios ocupados y colonos importados que edifican con apoyo estatal, en Tierras usurpadas. Pero esta gente se ha perdido el respeto a sí misma, de lo contrario tendrían que expulsar a una embajadora que les recomienda "cuidar el lenguaje" Podría un embajador del país que fuere, señalarle formas de expresión a un gobierno digno? Verdad que nó?


Pero para vergüenza, de todos los que nos sentimos sensibilizados ante tanta barbarie, este no es el caso. Estos delincuentes pretenden callarnos y hacernos creer que quienes resisten y no se arrodillan, son terroristas. Estos delincuentes sin tribunales que los juzguen, pretenden hacerle creer al mundo que quienes critiquen sus crímenes de seres enfermos, alentamos el antisemitismo. A estos delincuentes hay que hacerles entender que la barbarie es barbarie, se cometa en nombre de la causa que fuere. Que quien llama a matar mujeres Palestinas desde el parlamento o a crear campos de concentración, nada tiene que hacer en el mundo civilizado y que además están generando el mismo asco que otros enfermos sintieron en el pasado. Asco por sus locuras bíblicas y testamentos, asco por sus rabinos y sinagogas, asco por sus Tierras prometidas y destinos manifiestos, asco por tener que contemplar cómo en nombre de estos estados de histeria colectiva, quieren condenarnos a aceptar el asesinato, la masacre y el exterminio de seres humanos, como algo normal. Seguramente la industria de la lágrima no tomará en cuenta estos holocaustos. Ya sabemos quienes son sus dueños. Pero si alguna vez Hollywood decidiera presentar al Estado de Israel ante el mundo, yo le recomendaría que lo imaginaran un gran Hospital Psiquiátrico. Hablen con Jack Nicholson que ya hay antecedentes en la materia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario