viernes, 13 de julio de 2018

El fobal nuestro de cada día




por Hugo Bruschi

Estamos viviendo un tiempo, en donde el fútbol ha pasado a ser tan importante para quienes controlan la Sociedad, que ya los presidentes, los Reyes y otras yerbas, no disimulan su entusiasmo por este juego que funciona como un gran negocio que nos promete algo que no es frecuente: La alegría colectiva, la sensación de pertenencia a un país y el amor a una bandera. Es el sedante de los nuevos tiempos que tanto necesitamos. Lástima que su efecto sólo dura un mes y en algunos casos menos…..Los 11 meses restantes servirán para buscar explicaciones al fracaso y en ese intento esperar 4 años más. Sólo nos separa un año de otras espectativas ciudadanas.

Sin embargo no todo es negativo según se lo analice. En estos últimos días mucha gente descubrió un país llamado Croacia. Sí, ha leido bien. Y no descubrieron sus virtudes precisamente, que seguramente las tendrá, sino todo lo contrario. Y resulta que nos presentan a Croacia -curiosamente antes del partido contra Inglaterra - como el reino del mal, como un país de simpatías nazis. Y también nos hacen saber, que ya fueron sancionados por la FIFA como garantía de validez. Siguiendo con este razonamiento, todo el Uruguay pasaría a ser cómplice de torturas, dado que la selección contaba hasta hace poco con un sospechado de tales prácticas. Se dá cuenta Ud. amigo de La Vidriera, lo peligroso que puede resultar generalizar? Al mismo tiempo que leo en las redes sociales, la opinión de gente que de otro modo permanece bien calladita frente a otros hechos sí repugnantes, me pregunto si en lugar de Croacia hubiera sido Israel quien jugara contra Inglaterra. Que ilustración nos dejarían acerca de este país?

Que en Croacia exite un fuerte nacionalismo, nadie lo pone en duda. Viene de muy lejos y la guerra de los Balcanes puso de manifiesto éste y otros nacionalismos. Sólo el Mariscal Titov -que por otra parte era croata- pudo mantener unida a Yugoeslavia dado su carisma y su voluntad unionista. A su muerte pasó lo que pasó y esos nacionalismos fueron explotados por quienes preferían una Yugoeslavia dividida. Toda esta historia es tan compleja, que personalmente no me animaría a tomar partido por nacionalismos Buenos vs. nacionalismos Malos.

Ahora jugarán la final contra Francia. Oiremos hablar de Argelia y del pasado y no tan pasado colonialismo francés? Qué nos dirán de los inmigrantes que siguen siendo expulsados, acaso que deberán aprender a patear una pelota?










No hay comentarios:

Publicar un comentario