jueves, 17 de agosto de 2017

Un secreto a voces...




por Hugo Bruschi

Los trascendidos en el "affaire" Sendic, me recuerdan a aquél Sr. que le dijo a su amigo en confianza: "Te contaré algo y espero que tu boca sea una tumba". Bueno, al otro día ya habían muchas tumbas, casi un cementerio se podría decir.

El Sr. Brovetto dice que la gran mayoría de las acusaciones son falsas, por lo que suponemos que Sendic superó el detector de mentiras con buena nota. O sea que Brovetto sabe, lo que todos los uruguayos ignoramos acerca del fallo del famoso Tribunal. Casi se podría afirmar que el Tribunal exoneró a Sendic de responsabilidad alguna y todo se trató de un error en el uso de la tarjeta. En un mundo cada vez más "tarjeterizado", no es difícil confundir un plástico y pasarle la factura al resto de los uruguayos. De todos modos seguimos en el plano de las especulaciones, aunque ahora tenemos la opinión del Sr. Brovetto aunque el fallo final se encuentre lacrado y recién será abierto en el Plenario. Aunque es justo reconocer, que este Tribunal es apenas un asesor al decir del inefable Agazzi. Un objeto decorativo, una suerte de guirnalda de cumplea~ños. Uno se pregunta para que mierda levantan todo este circo, cuando la cosa se resolverá en el Plenario? Para que tenemos un Tribunal de Conducta, acaso sólo para los casos en que el fallo sea favorable?

Otro que no puede vivir sin hablar, dijo que no concurrirá al Plenario pero que su grupo no serruchará a Sendic. Otros más radicales dijeron que si tocan a Sendic nos tocan a todos y tenemos 5 diputados. Omertá pura y dura. Aquí no se necesita tener la bola de cristal, para adivinar el resultado.El Plenario le se~nalará algún error en el uso de la tarjeta, pero no le pedirá la renuncia. Y ESTA RESOLUCIÓN SERÁ COMO EXTENDERLE UN CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN A TODO EL FRENTE AMPLIO. CHAU, REQUIEM IN PACE!! Pero por sobre todas las cosas, será enviarle al resto de la Sociedad y a todo aquél que maneje tarjetas estatales, un se~nal muy peligrosa que asombraría al mismísimo Discépolo, superando todo lo escrito en su Cambalache.









No hay comentarios:

Publicar un comentario