martes, 26 de noviembre de 2019

Relatos de campaña




por Hugo Bruschi

Ya calmados los ánimos y bajados los decibeles, mucha gente -así lo espero por su salud mental- irá entendiendo que pasó lo inevitable, lo que tenía que pasar. En tal sentido, yo los invito a analizar algunos comportamientos que delatan una forma de entender la legítima inquietud de la gente y su reacción cuando no son escuchados. Ante la mínima crítica se empleó el agravio con aire de suficiencia y arrogancia. La campaña "Vivir sin miedo" fue interpretada como enemiga del Frente Amplio. Se desconoció lo que luego relataron las urnas: 1.200.000 uruguayos. Estuvieron bien lejos de la gente y apostando a "nuestros militantes", confundiendo de ese modo quienes hoy votan aquí pero mañana votan allá, con militancia. Desde el comienzo dividieron en forma sutíl a los uruguayos: Buenos y malos, pueblo y oligarquía. Cuando se dieron cuenta tuvieron que encerrar al loro mecánico pasado de cuerda, que repetía una y otra vez Pueblo vs. Oligarquía, es decir nosotros contra el resto rico, oligarca, millonario y vendepatria. Y continuaron: "Arriba Uruguay", "Vamo Uruguay", "Uruguay nomá". Un extranjero despistado me preguntó si había partido, si jugaba la celeste, a lo que tuve que responderle que nó, que se trataba de las elecciones nacionales.

El hombre seguía sin entender….."Quiere decir que hay uruguayos que están contra Uruguay" me preguntó… Le tuve que responder que nó, que a veces la pasión nos lleva a estos malos entendidos. Que más podía explicarle? y así llegamos a la noche del 27 de Octubre en el Cruce de 18 de Julio y Yaguarón donde habían montado un escenario para los festejos. Martínez y Villar ya conocían el resultado de primera mano, pero algo había que decirle a la hinchada que gritaba como loca. "Viva Batlle y Ordóñez, viva Wilson, viva Seregni, viva el Uruguay, viva el Frente Amplio" gritaba envuelto en la bandera y la gente coreaba a gritos aquellas consignas vacías. Pero el avance de la ciencia les jugó una mala pasada, la gente celular en mano iba recibiendo noticias nada alentadoras que nada tenían que ver con la euforia del discurso y se fueron acallando las voces y la gente comenzó la retirada. La cosa venia mal y al otro día le intervinieron la campaña. Payasadas como "banderazos o esquinazos" ya no funcionaban más.

Trajeron a Orsi y aislaron a Villar con prohibición de abrir la boca en los medios. Y fueron llegando los spots sembrando miedo con mentiras repetidas una y otra vez durante las 24 horas.

Comentarios en Facebook de algún loco vinculado a Cabildo Abierto, fueron usados sin escrúpulos. A partir de entonces ya la gente veía a Manini Ríos comandando los Escuadrones de la Muerte que derribaban las puertas y secuestraban a la gente. Nadie pensó tal vez porque lo ignoran, que en el Frente Amplio milita y es legislador, un ex-integrande del Escuadrón de la Muerte que si no apretó el gatillo fue el responsable ideológico desde el semanario Amanecer. Pero aún así la cosa venia fea y las encuestadoras arrojaban datos nada optimistas. Cifras reales para una elección normal, cifras que jamás contaron con que una campaña de pánico colectivo podría alterarlas. Si ganaba Lacalle estaríamos frente al Apocalipsis, se acabaría la Paz social, Chile y Bolivia estarían a la vuelta de la esquina.

Al tiempo que le hacían creer a la gente que el peligro era militar. La campaña arrojó el resultado buscado pero no fue suficiente. Era evidente que alguna gente estaba muy nerviosa, si se cumplen las promesas de las Auditorías, tendremos a nuestro alcance algunos detalles muy interesantes acerca de nuestro dinero.

Y si estas y algunas otras promesas no se cumplen, dentro de 5 años correrán la misma suerte que hoy le tocó al Fraude Amplio. ...















No hay comentarios:

Publicar un comentario